“Minería sí pero no así”

 

Esa ha sido la consigna del Polo Democrático Alternativo frente a proyectos mineros en Colombia y en el mundo.


En los últimos años diferentes sectores políticos han mostrado su apoyo o rechazo a proyectos de minería a gran escala. Pero sin duda, uno de los partidos que en su línea de trabajo ha puesto más atención y ha hecho seguimiento a las oportunidades y problemáticas alrededor de la minería en el país, ha sido el Polo Democrático Alternativo, con la figura del senador Jorge Enrique Robledo.

Por ejemplo, en una plenaria del Senado, en el 2013, Robledo habló sobre algunos de los impactos del proyecto de minería de oro de La Colosa en Cajamarca. Sus principales preocupaciones estaban dirigidas a que para hacer minería a cielo abierto hay que mover mucha roca y para eso se usaría cianuro y explosivos.

Otro tema al que se refirió fue a la distinción Public Eye Awards, que otorga cada año Greenpeace a las empresas más irresponsables. En el 2010 AngloGold Ashanti, estuvo entre las “ganadoras”.

La compañía minera sudafricana recibió el Public Eye Award porque fue acusada de envenenar el agua y el suelo de Ghana, durante el proceso de extracción de oro. Porque además el oro fue mezclado con cianuro en tanques que terminaron contaminando los recursos indispensables para la vida de la población. “A este cargo se le suman las violaciones de derechos humanos que incluyen maltrato a los empleados, casos de tortura (perros entrenados para atacar personas) y disparos mortales” afirmó Greenpeace en un comunicado.

Por razones como la antes expuestas, el senador Robledo y quienes también hacen parte de esta línea de trabajo dentro del Polo Democrático Alternativo, han afirmado que debe existir la minería pero no en la forma en que se está haciendo en la mayor parte del país.

“Somos partidarios de que en Colombia y en el mundo existan los procesos mineros. La minería puede y debe existir. Inclusive para estos procesos uno puede estar de acuerdo con que haya inversión extranjera. No es eso lo que se discute; lo que se discute es el cómo, es decir el costo-beneficio de los proyectos y la forma en la que le sirven a la sociedad. Por eso decimos minería sí pero no así”, expone Robledo en un video grabado en un seminario de minería en Boyacá.

Además de rechazar los impactos ambientales negativos que generan algunos de estos proyectos extractivitas, también se oponen a que esta minería maltrate las condiciones laborales de los trabajadores colombianos, por ejemplo bajo formas de tercerización laboral. “Cuando hablamos del ‘no así’, también nos referimos a que rechazamos la persecución de la que está siendo víctima la pequeña y la mediana minería colombiana, tanto artesanal como empresarial. Porque el gobierno no tiene derecho a presentar a cada minero como un criminal”, expuso Robledo en ese mismo evento.

 Trabajo en el Tolima

 El proyecto de La Colosa en Cajamarca, se convirtió en una de las obsesiones principales del trabajo que hacen a diario los jóvenes polistas de Ibagué.

Dos de sus principales figuras son Javier Salinas, que además es profesor de filosofía de la Universidad del Tolima, y Julián Rodríguez, estudiante de Derecho y voluntario de Jorge Enrique Robledo.

El trabajo que ellos hacen en su región, no ha estado dirigido únicamente a hablar sobre impactos negativos del proyecto minero, sino también a conocer el Tolima y hacer un reconocimiento de las riquezas que tiene el departamento, como lo son el Nevado del Tolima y el Cañón del Combeima.

Cuando en Ibagué empezó a correr la voz sobre La Colosa lo primero que hizo este grupo de jóvenes fue organizarse y empezar a investigar por Internet quién era AngloGold Ashanti, empresa encargada del proyecto. “Nosotros buscamos la historia de las diferentes minas que han tenido, de los problemas que han generado. Durante ese proceso vimos que había graves denuncias en materia ambiental y social, por eso decidimos estar más alerta con el tema”, contó Javier Salinas.

No pararon ahí. Buscaron apoyo de Robledo para que estuviera en una audiencia que se hizo en Cajamarca, el 19 de febrero de2009,  en la que se anunció que esta empresa iba a realizar la separación del oro con cianuro. Entonces, desde ese momento, el Polo tomó la posición contundente de rechazar el proyecto.

Desde las universidades de Ibagué estos jóvenes decidieron organizarse para coordinar diferentes actividades como charlas sobre el tema, pero también desde estos espacios salieron ideas como las marchas carnaval, que se han convertido en una actividad insignia en el ejercicio de resistencia del Tolima.

“Esa marcha pegó duro porque no solo salen universitarios sino que también se unen estudiantes de colegio (de todas las edades), maestros, delegaciones de Cajamarca y población en general”, afirmó Salinas.

El trabajo de los jóvenes polistas continúa. Se han dedicado a actividades sociales para estimular que en la comunidad estos temas tengan la importancia que merecen. También consideran que el trabajo de resistencia que se ha hecho en Tolima debería replicarse en otras regiones, porque han logrado que una buena parte de la población esté pendiente de lo que pasa día a día en La Colosa.

 

REDACCIÓN TINTA VERDE

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *